2.12.04

El Fraude de los "Niños Índigo". Una Perturbación Filial Disfrazada de Prodigio Evolutivo

Pablo Allegritti
Profesor ArgentinoInvestigador en Antropología Forense

Las pretensiones y anhelos de insensatos progenitores (deshonestamente considerados "elegidos") parecen no distinguir ya la diferencia entre igualdad/discriminación en el universo de los seres humanos. Hoy por hoy uno de los temas más absurdos y morbosos es el referido al de los "Niños Índigo", un a modo de señuelo elitista donde la niñez es el blanco favorito de aquellos prejuicios paternos que, de la mano de ciertos psicólogos viciosos y/o intelectualoides de bajo vuelo, son proclives a creer, alardear, inculcar e imponer un nuevo sistema de clasificación antropológica en pos de una inimaginable segregación infantil. El enajenamiento pseudocientífico y sofomesiánico no parece tener límites. Tal es el caso de aquellas clasificaciones dadas a determinados niños con problemas de hiperquinesia o que padecen anomalías en la conducta. De hecho, esto plantea un gran dilema psico-social a tal punto que tales incongruencias son disfrazadas con todo un halo presuntuoso de connotaciones místicas y hasta supernormales. Ahora resultaría que cualquier trastorno selectivo en la atención, o un excéntrico problema de hiperactividad infantil, es considerado de rebato como un caso de "Niño Índigo".

A la verdad, es algo depravado e inadmisible el hecho que algunos adultos bobalicones y determinados profesionales codiciosos manipulen la inocencia, la imaginación y las expectativas de los niños para realizar pingües negocios. Se acepte o nó, el gatuperio de los "Niños Índigo" es , entre otras muchas cosas, un eufemismo que camufla todo un bodrio absurdísimo (además de alucinante) donde lo inexplicable de tales supuestas novedades genéticas apuntadas a esta clase de infantes tan solo parecen ser explicadas (paradójica y engañosamente) por una ralea de taumaturgos psico-cromáticos y de psicoterapeutas malintencionados. Con todo, aquí se aclara que quien esto escribe no incluye en absoluto al acervo concienzudo y decente de psicólogos, psiquiatras y otro orden de terapeutas que día a día sirven y asisten con dignidad a la salud psico-física de los niños.

Lo que mucha gente no sabe es que estas inermes criaturas son explotadas en talleres ocultistas y manipuladas teatralmente por una estofa de psico-farsantes como si esta pseudoclasificación de nenes fuese una chance de obtener trofeos místico-esotéricos al atribuírseles poderes supernormales, y/o paranormales, que no poseen en absoluto. Y como secuela de esta pista, el caso de los preconizados "Niños Índigo" ha resultado ser, asimismo, una sutilísima y novedosa manera de hacer racismo pro-infantil, todo ello (claro está) encubierto bajo un disfraz de milagro biológico evolutivo. Tal dilema ya no implica únicamente un arrebato de pedantería social o de una candorosa super-ética sinó más bien un enorme y espinoso conflicto en el que un eventual complejo de inferioridad logra escudarse tras una falsa noción de virtud racial biogenética, o ---lo que es peor--- tras una guisa de psicopatología inducida. Algo digno de ser incluido en el marco contracultural del Síndrome Combinado de Calígula & Nepote.
Con harta frecuencia, se experimenta como algo muy doloroso el llegar a ser víctima de esta horda de profesionales insensibles y de sujetos que sacan tajada de la consustancial inocencia de seres tan maravillosos y tiernos como lo son todos los niños de todas partes y condiciones.

El vocablo "índigo" fue manoseado y re-concebido en 1982 por Nancy Ann Tappe, una ocultista que difundió toda una taxonomía de perfiles a los fines de clasificar la personalidad de los seres humanos según el color de su "aura". De algún modo, ha sido una manera oculta de poder propalar una a modo de atrayente convicción sobre la base de la novísima intolerancia espiritualoide o de un mero sectarismo biogenético.
A juzgar por lo que insinúa Tappe, al sustentarse en su peregrino criterio ---que desde el vamos no expone ningún fundamento cierto--- : las auras han estado yendo y viniendo del planeta Tierra a través de la existencia del Homo Sapiens Superior, si bien aquellas de color índigo comenzaron a aparecer (así nomás, de rompe y porrazo, merced a una dispensación cósmica ultraterrena) en los años ’80. Y, para colmo de quimeras, según tal parapsicóloga, el guarismo de los nacimientos de niños dentro de esta tipología acrece velozmente. Al parecer, Nancy Ann Tappe se olvidó del axioma epistemológico que afirma: "La Naturaleza no se anda con saltos ni omisiones". Una cosa es detectar algo peculiar y otra muy distinta es enjaretar una Nueva Raza al estilo del místico chalado Serge Alexandrovitch Nilus.

En una contradictoria inercia, circa 1999, apareció el libro "Los Niños Índigo" escrito conjuntamente por Lee Carroll y Jean Tober. Dichos autores pregonaron esta rabanera idea haciendo referencia a la consabida nueva generación espiritual de características especiales, destinada a mejorar el mundo. En efecto, tal texto se pergeñó sobre la base de relatos atinentes a singulares hábitos por parte de párvulos, algo así como hipotéticos eventos tenidos por supernormales, los cuales fueron testimoniados o reportados por adventicios educadores y parapsicólogos inanes (ya que por otro lado, además, se afirma que algunos eran psicólogos oportunistas) que concurrieron a las conferencias de los precitados autores. Así las cosas, en los respectivos seminarios se relataron insólitos hechos aunados con presuntos rasgos anímicos "poco usuales", lo cual los llevó a inferir que se trataba de patrones actitudinales no reportados hasta el momento …algo por demás extraordinario. Esta obra fue escrita para ser leida por los muchos padres y maestros ansiosos de leer algo afín con lo único que aceptaban y querían creer. Sin duda, el libro no es más que un compendio sensacionalista de ensayos y diálogos aportados por fulanos autoproclamados idóneos en la materia, más que nada "expertos sociales" frustrados o sujetos con dudosas capacidades mediunímicas (o para decirlo de un modo más bonito: "contactados mediante precepción extrasensorial"), partidarios de la "higiene espiritual", astrólogos inauditamente matriculados, fanáticos de los "mensajeros celestiales", gurúes del caos pedagógico, maniáticos de las "terapias alternativas", etc.
Otra cuestión es el hecho de que a estos niños no reconocidos por la gente común y corriente "como uno" se les atribuye la capacidad "maravillosa" de salvar al mundo, de poseer dotes telequinésicas, clariaudientes, clarividentes, sanadoras y de ser (por una distorsionada inferencia) resistentes a los agentes patógenos que más asustan a los mortales. Y, así, en este marco taumatúrgico, soteriológico y megalómano se desahoga disparatadamente todo un submundo de chapucerías y aspiraciones cripto-segregacionistas. Empero, el engreimiento o la más simple rebeldía, por parte de estos inéditos críos, son tomados como una señal inequívoca de un alma sabia y superior que fluye en potencia sin ser comprendida por el infradotado remanente humano. Amén de todo, y sin perjuicio de desconfiar porque sí, cabe preguntarse: ¿Acaso ya se tienen pruebas irrefutables sobre tales hazañas o prodigios? Pues bien, si esta estirpe de niños superprecoces advino allá por los años ’80 entonces alguno de ellos (por lógica hoy adultos) ya podría ---a estas alturas--- haber dado muestras de algo inobjetable para evitar las pandemias y masacres que, al presente, azotan por doquier al género humano.

El Síndrome de Déficit de Atención e Hiperactividad (SDAH) es parte de una embarazosa controversia entre padres, psicólogos y médicos debido al hecho de que ningún progenitor acepta fácilmente que su propio hijo padece de una patología de carácter neurológico. En compensación, uno de los artilugios utilizados por inescrupulosos terapeutas es el de captar a aquellos padres inadvertidos que gozan de una movilidad social financieramente solvente y, por consiguiente, suplantar una (acaso) tediosa filosofía disciplinaria de vida por un sofisma de (mal)crianza lo cual acaece como una panacea más facilista y cómoda que la anterior alternativa. En consecuencia, la solución más rápida de estos embaucadores es la de hacerles creer a tales progenitores que sus hijos han sido privilegiados por la naturaleza (o bien léase: por el "supracosmos") y que ante esta "portentosa evidencia" la tesonera medicina tradicional confunde tal dispensación sobrenatural con el "término médico equivocado" de SDAH. Según la capciosa ponderación de estos fraudulentos terapeutas, sendos niños no padecen ninguna patología concreta, al contrario están muy por encima de esta clase de "pamplinas galénicas". …Y como siempre sucede con todo fraude milagrero: el lucro es el móvil más preciado.

Incluso hay algo más: toda vez que se investiga imparcial y seriamente el asunto de los "Niños Índigo" se tiene la cada día más cabal certeza de que las "evidencias", dadas por los ya señalados autores e impulsores del tema, son sólo presuntas pruebas realizadas, en una data que nunca se precisa, en la Universidad Californiana de Los Angeles (UCLA) y que, conforme se ha cacareado, sería allí donde en efecto se trataron células de "Niños Índigo" (en el colmo de correr la voz sobre reportes apócrifos e imaginarios, empero, tampoco se detalla rigurosamente qué tipo de células han sido tratadas bajo experimentación "indigológica": piel, sangre, etc.) exponiéndolas al virus del SIDA y a células cancerígenas (igualmente, jamás han dado ha conocer las pruebas oficiales fehacientes del tan manoseado grado patológico de las mismas) "las cuales no afectaron en modo alguno las células de los infantes." Ergo: ¿No resulta yá, todo lo expuesto por ellos, como un despliegue demasiado ficticio?
Desde ya debe convenirse que todos los extremos son malos, ya fuere por exceso o por defecto. Así entonces, toda creencia segregacionista fundamentada en hipótesis viciosas o teorías contradictorias, incluyendo distorsiones, a partir de anecdóticos "experimentos de última generación" generalmente acarrea un falso y peligroso influjo en la opinión pública a tal punto que el "pensamiento mágico" se transforma en una atractiva carnada para engordar los bolsillos de estafadores faranduleros y de inescrupulosos profesionales. Además, por una cuestión de lógica ecuánime, precisamente, lo aquí expuesto por quien esto escribe de ningún modo puede justificar ni contemplar aquellas malas praxis ―debidamente comprobadas y reprobadas― o aquella dosificación perjudicial por causa de una particular prescripción, ya fuere abusiva o improcedente, referida a fármacos restringidos, o de probada contraindicación. No obstante, cualquier discusión médico-farmacológica en cuanto etiología, tratamiento y diagnóstico es de exclusiva competencia de autorizadas instituciones tales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y/o sus afines, especialmente las entidades farmacológicas y las de salubridad biogenética, lo cual en sí ya excede el marco de los propósitos de esclarecimiento deontológico y de información cautelar del presente artículo.

Rebobinando, los padres ávidos de dar a luz una progenie superior forman parte de un perfil tan patético como el de los falsos profetas. Por tal motivo, al antropólogo o al investigador forense le interesa esta clase de conducta social a los efectos de comprender aquellos fenómenos pseudoculturales donde humanidad, obra y circunstancia son la constante primordial del devenir ontológico …un devenir vulnerable ante azarosas índoles adversas. Ahora bien, los impostores profesionales que manipulan el pensamiento mágico de estos padres tan ingenuos (por lo general: desesperados o perturbados) mezclan todo lo de su conveniencia con lo fenoménico y excluyen selectivamente al resto de los niños, a quienes consideran con frecuencia como demasiado comunes o elementales, conforme el argumento sectario de lo que ellos entienden equívocamente como Funciones Humanas Excepcionales (FHE).
Sea como fuere, el caso de los "Niños Índigo" impetra una cínica forma de desprecio mesiánico teñido de añil. Por eso sería lícito reflexionar:

"Si la petulancia fuera tiña todos los impertinentes serían índigos".

FUENTES:
CARROLL, Lee & TOBER , Jan. "Los niños índigo. Han llegado los nuevos niños" (1999)
BABARRO, Ricardo.
http://www.geocities.com/escepticosvenezuela/babarro05.htm "Niños Índigo: ¿realidad o ficción?" (Ricardo Babarro es biólogo y ha investigado exhaustivamenteel presente tema).
BIBLIOTECA NACIONAL DE MEDICINA E INSTITUTOS NACIONALES DE SALUD DE LOS EE.UU.
http://www.nlm.nih.gov
SÁNCHEZ, Gabriel - Los niños índigo. ¿Cuál es el mensaje? (2002)
UNIVERSIDAD CALIFORNIANA DE LOS ANGELES (UCLA).
www.ucla.edu
STELLING, Isabel. "Una nueva raza está emergiendo" http://conates.tripod.com.ve/ninos_indigo/istelling/id9.html

34 comentarios:

Anónimo dijo...

Disculpe pero usted hace gala de una gran Diarrea Verbal y Maligna Constipacion Mental

El Editor dijo...

Disculpado.
Carlos Q.

Anónimo dijo...

Nunca había tenido la oportunidad de ver este sitio y es verdaderamente interesante. Soy psicóloga y en estos días llegó una mamá muy preocupada porque tiene un niño al que le fue diagnosticado TAD/H (según siglas en español). La madre del niño padece tremenda angustia porque el niño tiene un tumor que le generó una lesión que a su vez provoca todo el etcétera de conductas asociadas al trastorno. Cuando comenté sobre el caso con una cólega, ésta me dice que busque en internet sobre los niños índigos (casi un año antes me enteré que a su hijo le diagnosticaron TAD/H). Por supuesto ella habla maravillas sobre el asunto (no se puede esperar menos de quien estudia una maestría en Programación Neurolingüistica, o que practica aromaterapia en el consultorio). Sin embargo mientras consultaba otras páginas sobre el tema me sorprendió bastante ver que más que una etiqueta de tipo diagnóstica, el adjetivo de niño índigo me hace pensar que es un privilegio serlo. Son como pequeños ángeles que andan caminando entre los humanos y que son solo "ligeramente" más inquietos que los niños no índigos. Comprendo -precisamente porque comprendo a mi amiga- que para cualquier mamá es mucho menos impactante una situación manejada con un enfoque como ese y le permite actuar de manera más optimista. Es como cuando se habla acerca de que niños con discapacidad intelectual o de cualquier otra índole son angelitos que vienen a guiar en algo... No. Las personas que rodean a niños con esas características deben tener consciencia de que es una alteración y que requieren adaptaciones para que funcionen de la manera más armoniosa posible. Pero eso no impide que vean a sus niños como a niños especiales. Todas las mamás hacemos eso con nuestros hijos, con o sin alteraciones.

Anónimo dijo...

Nunca había tenido la oportunidad de ver este sitio y es verdaderamente interesante. Soy psicóloga y en estos días llegó una mamá muy preocupada porque tiene un niño al que le fue diagnosticado TAD/H (según siglas en español). La madre del niño padece tremenda angustia porque el niño tiene un tumor que le generó una lesión que a su vez provoca todo el etcétera de conductas asociadas al trastorno. Cuando comenté sobre el caso con una cólega, ésta me dice que busque en internet sobre los niños índigos (casi un año antes me enteré que a su hijo le diagnosticaron TAD/H). Por supuesto ella habla maravillas sobre el asunto (no se puede esperar menos de quien estudia una maestría en Programación Neurolingüistica, o que practica aromaterapia en el consultorio). Sin embargo mientras consultaba otras páginas sobre el tema me sorprendió bastante ver que más que una etiqueta de tipo diagnóstica, el adjetivo de niño índigo me hace pensar que es un privilegio serlo. Son como pequeños ángeles que andan caminando entre los humanos y que son solo "ligeramente" más inquietos que los niños no índigos. Comprendo -precisamente porque comprendo a mi amiga- que para cualquier mamá es mucho menos impactante una situación manejada con un enfoque como ese y le permite actuar de manera más optimista. Es como cuando se habla acerca de que niños con discapacidad intelectual o de cualquier otra índole son angelitos que vienen a guiar en algo... No. Las personas que rodean a niños con esas características deben tener consciencia de que es una alteración y que requieren adaptaciones para que funcionen de la manera más armoniosa posible. Pero eso no impide que vean a sus niños como a niños especiales. Todas las mamás hacemos eso con nuestros hijos, con o sin alteraciones.

Anónimo dijo...

La verdad es que después de leer este sitio y la opinión antes señalada por lo menos me cabe una duda con respecto al tema , pero después de tener un niño en la casa con todas y cada una de las características que se mencionan en los libros y publicaciones de los niños índigo, creo y espero que este niño sea un índigo , además porque desde la fecha de su nacimiento ha marcado una diferencia notable en la casa y la familia, no es especial , ni tampoco un niño idealizado por lo contrario muy difícil de entender y de educar , alvo por el idioma del amor que es el único idioma válido a la hora de esperar respuesta de él.

Zeteltard Arkabanna dijo...

"...creo y espero que este niño sea un índigo , además porque desde la fecha de su nacimiento ha marcado una diferencia notable en la casa y la familia..." (sic).

Lamento comunicarle que de no ser así, entonces sería una CABALLADA por parte de los padres, no sentir un CAMBIO en la familia con el advenimiento y futuro nacimiento de una criatura. Trabaje en ese concepto, estimada. Lo que comenta es DIGNO de un padre, tenga un hijo Down, o un hijo afortunadamente SANO.

Considero que su comentario raya un poquito en lo patológico.

Sin más.

Zeteltard Arkabanna
Miembro del Clan Ecco Hommo de la Orden del Horla
Casta Kyba

Anónimo dijo...

Es dificil entender a los psicologos pues para ellos todo el mundo tiene un problema mental y solo ellos son seres normales, pero yo pregunto hasta que punto se puede confiar en una persona que cree que el es el unico ser perfecto y que no puede aceptar que hay muchas diferencias entre los seres humanos, por lo tanto tambien debe de haber varias soluciones a un problema especifico.

Anónimo dijo...

CON TODO RESPETO, DESEO HACERLE SABER A UDS. Y A QUIENES LEEN ESTO, QUE SOY MADRE DE UN NIÑO QUE TIENE ABSOLUTAMENTE TODAS LAS CARACTERISTICAS DE UN INDIGO, EMPEZANDO DESDE EL COLOR DE SU AURA (EL CUAL YO MISMA LE HE VISTO), SU ALTISIMO COEFICIENTE INTELECTUAL, SU DINAMISMO, ETC. DESDE QUE SUPE SOBRE EL FENOMENO "INDIGO", TAMBIEN PENSE QUE QUIZA SE TRATABA DE UNA ESTRATEGIA PARA QUE LA SOCIEDAD ACEPTASE A ESTOS NIÑOS. ENTONCES, SI NO SE TRATA DE UN ESTUDIO SERIO EL FENOMENO INDIGO ¿POR QUE ENCAJAN TAN EXACTAMENTE ESTOS NIÑOS EN TODAS LAS CARACTERISTICAS QUE ESOS ESTUDIOS MENCIONAN?

El Editor dijo...

Estimada anónima
La respuesta es más que simple: las características de los supuestos NI son tantas (más de 75), tan generales y tan comunes que cualquier niño va a encajar por la fuerza en más e tres o cuatro de esas características.

Anónimo dijo...

espero que toda esta basura pseudocientífica acerca de estos niños con desórdenes de atención sea pronto esclarecida, desafortunadamente la gente en general prefiere pensar que es especial y no que esta dañada, ya sea física o emocionalmente. El artículo de ninguna manera me parece verborreico, salvo para aquellos que no conozacan su propio idioma.

Anónimo dijo...

se que para muchos se les hace dificil comprender este tipo de situaciones sobre los NI o NC. Pero sabes que tan dificil es crecer con algo que nadie comprende o no trata de abrir su mente un poco y ver mas aya de su nariz para ayudarte en tu niñez y adolescencia,la gente es cruel contigo por ser diferente y lo peor no puedes ocultar lo que te pasa,esto lo digo por que habemos mas de uno con esta misma situacion (creo que puedes estar conviviendo con uno y no te das cuenta)esto no es una mentira ni una charlataneria solo es una realidad que mas de uno tenemos

El Editor dijo...

Estimado Anónimo
Si la existencia de los Niños Índigo y Crystal son una realidad te invito a demostrarlas.

CARLOS Q.

Anónimo dijo...

si pues estimados amigos esta es una de esas falacias que todos como padres quisieramos creer por el bien de nuestros hijos...QUE SON SUPERDOTADOS!!!, pero no es mas q el dulce q usan los mentirosos para meternos los dedos a la boca, como la del niño predicador y otros seudogenios a los q se les ha robado en nombre de nuestra humana vanidad la oportunidad de ser NIÑOS para ser solo juguetes de nuestras deficiencias afectivas

marta dijo...

Tanto El mito de La Nueva Era como el dogmatismo científico,son dos formas de desconocimiento de la realidad humana. En última instancia ambas perjudican de igual modo: discminar al diferente; porque claro que hay seres hipersensibles,con un altísimo nivel de comprensión,por supuesto que existen en la mente humana facultades que no por inexploradas en el orden requerido por el manual de la religión cientificista, son aberrantes mentiras.
Es curioso que hoy el científico sea el inquisidor del científico.

Cordialmente Prof.Marta Oliveri

El Editor dijo...

Marta
Gracias por tu comentario.
Efectivamente el dogmatismo científico es un modo de ignorancia que nada aporta. De hecho es una idea que se contradice a sí misma.
Esto llama la atención a la gran cantidad de formas de ignorancia que hay, y que permiten sostener engaños tan grotescos como el de los niños índigo.

De hecho en su propio mensaje encuentro una gran falacia cuando dice

"existen en la mente humana facultades que no por inexploradas en el orden requerido por el manual de la religión cientificista, son aberrantes mentiras."

Dejando de lado la inconsistencia de lo del manual, fíjese que algo no es cierto por no haber sido investigado (la corriente diferenciación entre lo ontológico y lo gnoseológico). Pero los charlatanes usan su mismo argumento: si la ciencia no demostró que es falso, por lo tanto es verdadero.
Asi que estimada profesora, si las "facultades de la mente humana" a las que alude existen trasciende que las conozcamos, pero para que sepamos que existen pues debemos demostrarlas.
Y usted, si realmente es profesora debería saber esto y no hacerme perder el tiempo en recordarselo.

CARLOS Q.

Anónimo dijo...

Bueno, parece que yo he sido una niña índigo. Cuando era pequeñita podía ver el aura de la gente, incluso en animales y plantas (supongo que era la energía liberada) asi como tambien tenía premoniciones e intuiciones muy fuertes y la sensación de presencias de espíritus o algo asi. También era muy dispersa y soñadora y tenía habilidades fuera de lo común que tenían más que ver con lo artístico. Un día vi unas fotos de esas que te sacan el aura y le pregunte al señor que las tenía, de qué se trataba, y después que me explicó le dije que yo veía eso pero no sabía porqué y el señor me dijo que yo tenía un don y que debía desarrollarlo y aprender a manejar. El tiempo pasó, ahora tengo 32 años, y todos esos "poderes" desaparecieron. Mi teoría es que TODOS los niños tienen "poderes extra sensoriales" porque asi como los sentidos deben pasar por un período de desarrollo y adaptación (en dónde se discriminan los olores, los sabores, las cosas que vemos), el cerebro también debe hacerlo y aveces no terminamos de canalizar las sensaciones como corresponde. Tomos somos índigos cuando somos niños porque todos somos almitas de Dios puras e inocentes, la hiper actividad o la falta de atención sobre todo en el colegio es porque el sistema educativo convencional no contempla las necesidades de todos. Mis padres nunca supieron sobre mis "poderes" y por lo tanto no me clasificaron como índigo, pero si sabían que yo no encajaba en un estandar social y académico por eso buscaron maneras de insentivar mis habilidades naturales. Por eso mas que encasillar, los padres tendrían que considerar las capacidades de cada hijo como si fueran únicos y especiales, porque lo son. Y menos mal que en los 70 u 80 no estaba tan de moda esto, yo hubiera sufrido mucho, pero por suerte mis padres, que no conocían de estos estereotipos se ocuparon de conocerme bien y actuar en consecuencia.

El Editor dijo...

Si demostyrás todo lo que afirmás estarías haciendo un aporte enorme al conocimiento de la humanidad.
De hecho, lograrías cambiar totalmente la percepción que tenemos de nosotros mismos.
Hasta que no lo demuestres no voy a creerlo, ya que no puedo diferenciar tus aseveraciones de los delirios de un loco.

CARLOS Q.

Anónimo dijo...

(solo para "El Editor" de "la niña índigo")No se preocupe, ya dejé de ser "indigo", ahora soy normal o lo que se pueda ser, es que nunca había leído sobre niños índigo y no sabía que ahora estaban con esta moda, y por eso creo que, algunos más que otros, todos los niños tienen esa persepción "animal y primitiva" pero a mi criterio, es por el simple hecho de ser niños y por lo tanto mas "puros". Y por eso pienso que si todos los chicos expresaran sus "poderes", todos los padres hablarían de sus hijos índigo o superdotados.

El Editor dijo...

Si, me preocupo que haya gente como vos que afirme que existen niños diferentes y con poderes.
Porque hasta ahora parece una fantasía, creada por inescrupulosos para aprovecharse de la ingenuidad y de la ignorancia de gente con problemas.

Esta fantasía, que todavía no demostraste como real, promueve el racismo, la discriminación Y QUE PERSONAS CON PROBLEMAS FÍSICOS REALES ABANDONEN LA MEDICINA..

CARLOS Q.

Mauricio Javier dijo...

Profesor Allegretti por favor publique su fecha de nacimiento para poder citarlo correctamente en escritos cientificos en curso. gracias...Mauricio Sierra estudiante

Leonardo dijo...

¿Qué ve una persona que "ve auras"? ¿Es algo que se imagina y se autoconvence para creérselo o son alucinaciones por problemas mentales?

Pregunto porque en este artículo hay una madre que dice que le vio el aura a su hijo.

Yo sigo pensando que algunos deberían tener prohibido ser padres.

(Entre paréntesis y un poco off-topic: me asombra la ingenuidad de algunos que le ven credibilidad a esto porque sus hijos encajan en alguna caractarística, y también me asombra que vean como especiales características que cualquier chico tiene. Evidentemente hacen todo lo posible para creer que tienen hijos especiales. Pobres pibes)

El Editor dijo...

Efectivamente algunos alucinan, pero la mayoría son vivos que mienten para engañar a los demás.

CQ

Anónimo dijo...

soy indigo y en realidad no es nada magico o lleno de fantasia por el contrario ,trato de sobrellevar este don que me ha traido tanto dolor y sufrimiento, afortunadamente no he sido objeto de investigacion o show pero definitivamente la realidad no es literal y lo mas importante no es contradecir o criticar ,la accion debe pesar sobre cualquier teoria especulativa. ,de la inventiva especulativa han salido atrocidades ,de cientificos dementes han salido inventos que en la actualidad estamos usando para nuestro beneficio.Que hacemos para evolucionar? para tratar de hacer menos daño con nuestras acciones y palabras ,en vez de criticar quien hablo de los indigos mejor crear una nueva pedagogia donde puedan romperse los esquemas educativos de lso que los ninos estan artos ,hey wake up estamos en un mundo a gran velocidad no es un suenio.
de todas maneras me encanta como escribe jeje y me gusta a la vez el punto de vista que usted tiene me gusta como expone el tema y de como se ha comercializado .

Anónimo dijo...

por otra parte pues me gustaria compartirle algo Srimad bagavathan ,cultura vedica, a lo mejor conoce de los vedas? la verdad la ciencia y la fe no son ciegas ,pero te has dado cuenta que muchos cientificos se basan en teorias hipoteticas ,la hiposites es posible pero en reaildad tampoco estan comprobadas ,te pregunto si tu abres un cerebro podras mostrarme los pensamientos,quisas veas el mecanismo .

Leonardo dijo...

Creerse índigo y negar todo lo mágico de eso es como ser católico y negar a María y al Espíritu Santo o me parece a mí?
No sé si en este blog pero he visto más de un comentario de índigos negando la creencia principal.

Si aceptan una creencia, ¿por qué no la aceptan completa? Si no les gusta y por eso le sacan pedazos, ¿para qué la aceptaron?

Anónimo de las 10:58 PM, ¿qué es lo mágico y lleno de fantasía, y cómo es el don que nombrás? ¿Tiene algo que ver con lo de los índigos o acomodaste todo como tuviste ganas?

"afortunadamente no he sido objeto de investigacion"

Agradecelo, porque si llegás a decir que tenés un don y empiezan a investigar, van a terminar riéndose bastante, jejeajajojojjujuj

El Editor dijo...

Leonardo
Gracias por el mensaje. Efectivamente, hay oportunidades en que quienes se creen índigo no se atreven a aceptar el paquete completo, porque suena muy inverosímil.
También es parte de una estrategia de los que venden los cursos: hay una versión con todos los condimentos para los convencidos y una más lavada para hacer picar a incautos.

CARLOS Q.

El Editor dijo...

Anónio de las 11:04
Deberías averiguar antes de opinar. Ya se que ponerse a leer y comprender es trabajoso y no hay nada tan placentero como la pereza intelectual. Pero deberias informarte acerca del significado del término "hipótesis" en ciencia, y de que se trata el conocimiento científico antes de sugerir que es lo mismo que la fe.
CAROS Q

Anónimo dijo...

Hola, es algo altamente comprobable lo de si un niño indigo es o no indigo, en primer lugar tienen 4 filamentos del adn activados que ninguna otra persona lo tiene, si usted quiere pruebas tendria que estudiar el adn de personas que dicen ser indigo, a mi nunca me dijeron que tenia sdah pero si me dijeron que era indigo, y mis caracteristicas no encajan en 3 o 4 sino, en todas... De todas maneras te digo, te presto mi adn cuando quieras tener pruebas reales de que existimos en este mundo. Hasta luego

Anónimo dijo...

Históricamente los extremos han sido nocivos.
Ya sabemos de gente que especula y causa daño a las demás personas.
Yo pienso que debemos respetarnos como semejantes. Porque de qué sirve este artículo que parece de la época de la inquisición? (cazadores de brujas)
Qué lleva a una persona (editor) a pararse como dueño de la verdad? Títulos? Investigación? Como si eso le diera a uno todas las respuestas... Es tan bonito el mundo, tan hermosas las personas y tan queribles que toda esta cosa científica, estructurada y de desprecio me parece desagradable. Y soy la primera en repudiar a los que embaucan a la gente con falsas teorías, pero una cosa no quita la otra.

El Editor dijo...

Hola anónimo:

"Yo pienso que debemos respetarnos como semejantes."

¿Como se compatibiliza esta afirmación tuya con estas otras de corte netamente irrespetuoso?:

" este artículo que parece de la época de la inquisición "
" (cazadores de brujas)"
"pararse como dueño de la verdad?2

Decís que:
" toda esta cosa científica, estructurada y de desprecio me parece desagradable."

Bien, ya sabemos tus gustos y tus insultos ¿y tu propuesta?

CARLOS Q.

Unknown dijo...

Desconozco el momento en que se escribe este post y si estoy a tiempo de opinar. Ocurre que soy psiquiatra y no puedo permanecer ajeno a un tema como este, con todos sus ribetes. Concuerdo en que es seductor abordar las diferencias como un don y creo que es comprensible que muchas personas acepten una definición si ello las libera del dolor. Creo que una resignificación es terapéutica y eso siempre es bienvenido; por lo mismo me preocupa que algunos partido de ello, como debe preocuparnos siempre el que alguien saque partido del dolor ajeno. Bueno, ellos deberán lidiar con sus conciencias... en caso de tenerlas.
Mucho mas allá de lo moral o lo ético esta el tema científico. La buena ciencia es responsable de los adelantos de la humanidad, por lo que queda fuera de discusión su cuestionamiento. Muy diferente es el las de las pseudociencias, que básicamente no se ciñen a un método. Parado desde ahí creo que es fundamental realizar estudios serios frente a cualquier posibilidad (Muchos "aciertos" científicos surgen de detalles que muchos no consideraron trascendentes). Así las cosas, por qué no investigar seriamente; podriamos revisar lo del ADN y sus caractersticas especiales, como esto de los cuatro filamentos por ejemplo (No sé bien a qué se refiere); o lo de las predicciones, en un estudio prospectivo. ¿Alguien lo ha hecho?
Luego de lo anterior podríamos continuar debatiendo.
Robinson

El Editor dijo...

Hola Robinson
Gracias por tus comentarios.
Efectivamente todas las afirmaciones acerca de esta impostura se han investigado y resultaron ser fraudes.
En otros artículos de este blog podrás halalr la información.
CARLOS Q.
pd: Lo del adn de 4 filamentos es de cuarto grado.

Anónimo dijo...

me parece un horror como esta persona descalifica a los indigos y sus familias ,se puede opinar distintinto ,de ahi la diversidad ....pero siempre apelando al respeto. no tengo mucho estudio como ud sr psiquiatra me cuesta expreserma soy mas simple y clara q ud con sus infinidades q palabras tecnicas que hacen perder el sentido de lo que quiere decir. sr psiquiatra ud sabe tanto de ciencia q lamentableme mato su ser interno y eso si es triste

crismartin dijo...

Yo no creo en niños indigos, tampoco en esta nueva psiquiatría y psicología que pretende clasificarnos bajo etiquetas en las que nunca se termina de encajar, tal y como señalas en el artículo, una serie de conductas que según nos convenga podemos creer que formamos parte de un grupo.
Evidentemente, existen distintas sensibilidades, existen diferentes bases biológicas, y diferentes entornos, y es la combinación de ellas las que dan forma a lo que somos.
Yo tengo un hijo de ahora 7 años, que ha pasado por distintos diagnosticos, tan variopintos como, autista, después tda,paralisis cerebral, retraso mental y por ultimo superdotado, no he dejado que le cuelguen ninguna etiqueta, su evolución no se ha ajustado a lo previsible, considero que la base biologica de él le ha hecho muy sensible al entorno y desde los 3 años he hecho un trabajo de comprensión de mi misma para poder comprenderle a él, he cambiado su entorno, dándole seguridad y autoestima, a los 4 apareció el lenguaje y fueron desapareciendo los berrinches, a los 5 comenzó la lectura, a los 6 la escritura, comenzó a conectarse a ratos, y de ahí a los 7 su evolución se ha disparado, ya no existen problemas de atención, es un lector compulsivo, va siempre mas allá, está por primera vez integredo en el colegio y aceptado por sus compañeros, su profesora no da crédito, pensaba que era retrasado, ahora cree que llegará lejos...
Con todo esto quiero decir que las etiquetas de la nueva psiquiatría no hacen mas que impedir la evolución de los niños, la profecía autocumplida, es muy triste que en vez de creer y mantener unas espectativas altas, limitemos a estos niños que son los mas sensibles pero los mas vulnerables y los enviemos al ostracismo.
Ellos son los mas válidos, los que encajan sin problema serán los más mediocres...la ciencia cuando se convierte en dogma e inunda todo se convierte en un verdadero problema, nadie se hace responsable de lo que le ocurre a los demás, el individualismo por bandera y la aceptación de situaciones que pondrían ser modificables...
Un saludo