30.11.04

La Pseudociencia de los Niños Índigo

Daniel R. Altschuler

Fuente original: http://www.escepticospr.com/Archivos/Indigo2.htm , y El Nuevo Día 13 de junio de 2004, Puerto Rico

Hace un tiempo tuve que averiguar que es lo que eran, ya que en una de mis presentaciones sobre los “Hijos de las Estrellas”, una persona del público me preguntó si me refería a los “niños índigo”. En aquel momento no entendí de que me hablaba. Busqué en el espacio cibernético y miré en uno de los muchos libros sobre el tema en una librería. Leí:
Se trata de seres especiales aunque tan terrenales como sus padres. Solo que, a diferencia de estos, traen consigo la tarea de propulsar cambios en la humanidad. Bautizados como Niños Índigo, estos muchachos tienen la capacidad de ver mas allá de los espectros de la Luz, escuchar todo tipo de sonidos, incluso su propio fluido sanguíneo, y denotan una destacada hipersensibilidad táctil. Los Niños índigo, como su nombre lo sugiere, no son Niños azules, si no que se les denomina así porque su aura, o campo energético, tiende a reflejarse dentro de los colores añiles, azules, manifestando la utilización de centros energéticos superiores".
Sin embargo maestros índigo o niños de las estrellas que nunca han estado encarnados en este planeta tierra anteriormente y que traen como misión facilitar a la humanidad el salto frecuencial a cuarta y quinta dimensión, solo habrá actualmente unos pocos miles en todo el planeta y la mayoría son aun bebes o niños pequeños. Su ADN ya es diferente al actual
Científicamente ya tenemos confirmación del cambio que aportan estos chicos, manifestándose en la activación de 4 códigos más en el ADN. Lo normal en los humanos es tener 4 núcleos que, combinados en sets de 3, producen 64 patrones diferentes, llamados códigos. Los humanos tenemos 20 de esos códigos activados que proporcionan toda la información genética”.
¿Científicamente? ¡Por favor! Nada más que por la descripción del ADN tiene F. Si, usted entiende lo que dice entonces le felicito ya que a mí no me entra en la cabeza. No sé lo que es el campo energético o aura (es decir, sé lo que se dice, pero no hay prueba científica al respecto), no entiendo de dónde estos niños “traen la tarea” o quien y cómo se la encomendó. Tampoco sé que son “centros energéticos superiores” y menos aun entiendo que significa que “su ADN ya es diferente al actual”.
Se asocia a estos niños con aquellos que sufren de lo que se conoce como Desorden de Déficit de Atención e Hiperactividad (DDAH). El tratamiento es una combinación de medicación y consejería y, como es natural en situaciones que son complejas, existe un cierto nivel de controversia en cuanto a cómo reconocer y tratar este desorden.
Esto me lleva a escribir acerca de un mal que nos aqueja: la pseudociencia, en particular porque hace poco me sorprendió un titulo que vi en la prensa: “Se inicia una pesquisa sobre los niños índigo”. Comenzaba el parte de prensa con: “La comisión de Educación y Cultura de la Cámara inició un estudio sobre los “niños índigo” a petición de la representante... “. Claro, cuando la pseudociencia llega a estos niveles le interesa y preocupa a un científico. Obtuve los documentos públicos relacionados al caso.
En la exposición de motivos de la resolución (R. de la C. 6385) leo en parte:
Ahora, ¿en qué son diferentes estos niños? La ciencia no ha podido resolver exactamente cuál es el cambio específico de ADN que se esta llevando a cabo en esta nueva raza, pero es obvio que ha sucedido alguno. Primero que nada, estos niños tienen un hígado diferente al nuestro, lo que significa que tiene que haber un cambio de ADN. Este cambio en el hígado es, naturalmente, una respuesta a los nuevos alimentos que estamos ingiriendo.”
Este párrafo denota una rotunda falta de conocimientos básicos de biología y además es contradictorio. Para comenzar no es nada “obvio” que haya sucedido algo. Dice que como estos niños tienen un hígado diferente al nuestro (todos los hígados son diferentes igual que todas las narices, etc.) esto tiene que ser por un cambio en el ADN. Acto seguido dice que el cambio en el hígado se debe a diferente alimentación. El ADN se hereda de los padres y no cambia espontáneamente para generar una nueva “raza”, razón por la cual en general los hijos tienen cierto parecido con los padres. El ADN puede mutar, lo cual generalmente causa problemas, pero no es posible un cambio general que construya una “nueva raza”. No hay forma de que toda una generación de “niños índigo” tenga un ADN nuevo. La ciencia “no ha podido resolver exactamente cuál es el cambio” ya que la ciencia no puede explicar un disparate, del mismo modo que la ciencia no puede explicar porqué los viernes son azules.
La cosa se pone mejor todavía. En la ponencia por escrito presentada por la secretaria interina del departamento de la familia dice que “El concepto “Niños Índigo” es relativamente nuevo y ha sido desarrollado desde la base de conocimientos psíquicos, metafísicos, astrológicos y paranormales.”
Sigue el documento con “poseen otras características difíciles de medir, tales como: Manifiesto de características físicas, emocionales y psíquicas diferentes y especiales. Capacidades extrasensoriales y telequinésicas. Poseen mejor código biológico (ADN). Capacidad de recordar vidas anteriores...”
Si no fuera que tengo el documento frente a mi me resultaría difícil creer que esto fue escrito por un funcionario del gobierno. Si fuera escrito por uno de los tantos chiflados que andan por ahí vendiendo cartílago de tiburón y montándose en naves extraterrestres ni le presto atención, más bien me parecería cómico. Pero lo escribe un oficial del gobierno como ponencia nada menos que ante la Comisión de Educación y Cultura, y eso no es cómico.
¿Usted sabe que es un mejor código biológico? Porque no hay biólogo que lo sepa. ¿Y las capacidades extrasensoriales y telequinesicas? Si, no dudo que sabe lo que se quiere decir con esto, pero supongo que también sabe que no hay ninguna prueba de que esto exista. Lo mismo para las vidas anteriores.
Si mi vecino cree que el chupacabras le mató un pollo, o si lee el horóscopo antes de salir de su casa, allá el. Me parecerá que es una lástima que crea cosas que no son, pero allá el. Pero cuando esta falta de razón y conocimiento reside en personas que fueron escogidas para la gerencia del país comienzo a preocuparme, en realidad me siento indignado. La falta de razón nos llevó a las cruzadas, a quemar vivos a brujas y herejes, al holocausto y a septiembre once. Mañana ordenaremos una investigación para dar con el chupacabras para que no mate más pollos. Pensando en ADN modificado, ¿No sería mucho más importante investigar si en Puerto Rico se están utilizando especies genéticamente modificadas y cuales serían los posibles riesgos?
Es cierto que en este complejo mundo no es razonable pretender que toda persona o todo legislador sea un experto en asuntos técnicos o científicos. Pero es razonable que al menos pueda distinguir entre lo que es, lo que podría ser y lo que no es ni podría ser. Y si no tiene esta capacidad, que al menos sepa esto y busque el asesoramiento de alguien que lo tenga. De lo contrario nos arriesgamos a que se tomen decisiones erróneas con consecuencias que pueden causar daño y sufrimiento.
La pseudociencia es un cuerpo de creencias y prácticas cuyos adeptos proclaman ingenua o maliciosamente como ciencia, aunque no comparten con la ciencia el planteamiento, la metodología, ni el cuerpo de conocimientos. La pseudociencia más popular es la Astrología, el estudio de la supuesta influencia de estrellas y planetas, de acuerdo con sus posiciones, sobre la vida humana y los eventos terrestres. La Parapsicología postula la existencia de facultades extrasensoriales que incluyen la telepatía, clarividencia, y telequinesis. El Creacionismo científico (un oxímoron igual a fuego amigo) postula que las especies biológicas han sido creadas y no han surgido por evolución, o al menos que esto es así para los seres humanos. La Pseudomedicina Alternativa incluye un conjunto muy variado de prácticas curativas, algunas de posible utilidad, y que merecen más estudio (herbología, acupuntura) hasta otras claramente inefectivas (excepto por un efecto de placebo) como la homeopatía y la curación por imanes. Preocupa la posibilidad de que buscando un tratamiento o cura una persona caiga en manos de uno de esos médicos fatulos que andan por ahí, poniendo su salud en peligro.
Aunque la pseudociencia no acepta la metodología científica como un modo de producir conocimiento confiable, por otro lado, justo para aparentar validez, usa indiscriminadamente terminología científica y habla fácilmente de campo electromagnético, quinta dimensión, energía, o efecto cuántico. Usa “científicamente” sin entender lo que quiere decir. Propone procesos como “ADN mejorado” sin que nadie entienda, ni haya un proceso biológico conocido, para saber qué se quiere decir con esto. Y también usa el “podría ser”. Muchas cosas son en principio posibles pero no por esto son reales. Los cerdos podrían volar, pero no vuelan. Es decir que sin ninguna base ofrecen predecir el futuro, comunicar con los muertos, curar enfermedades incurables, viajes a otros planetas y otras cosas que hacen que muchas personas quieran creer en la veracidad de estas mentiras. Yo también quisiera que estas ficciones fueran ciertas, como no, pero un análisis crítico demuestra que son ficciones.

Las pseudociencias atraen al público ya que aparentan ofrecer soluciones a problemas para los cuales la ciencia no tiene soluciones. Además la pseudociencia es fácil de entender ya que no hay nada que entender. Hace unos años la parapsicóloga (conste que la parapsicología es otra pseudociencia) Nancy Ann Trappe inventó un sistema para clasificar personalidades de acuerdo al color de sus auras. Esto es otro fraude ya que no hay tales auras, y de allí surge toda la idiotez.
Todo recuerda a la medicina de la edad media, cuando aun no se conocían las causas de las enfermedades ni la anatomía del cuerpo humano, y se escribían tratados acerca de dónde residía el alma. Se consideraba que en el cuerpo fluían cuatro humores: sangre, bilis negra o melancolía, flema, y bilis amarilla o cólera, en analogía con los cuatro elementos: aire, tierra, agua y fuego. Todos los males resultaban de un desequilibrio de humores y las curas consistían en purgas dolorosas, sangrados, inducción de vómitos o sudores, con el objetivo de restaurar el equilibrio. En ocasiones se conseguía una mejoría, ya que inducir vómitos, por ejemplo, aliviaba los efectos de un envenenamiento. Nuestro idioma aún recuerda esta época cuando hablamos de “mal humor” y de personas melancólicas o flemáticas.
En el caso de los niños índigo la cosa es algo perversa. Imagínese que es usted un padre o madre de un niño que sufre de una condición relacionada a DDAH y se enfrenta a las siguientes dos opciones:


• Su hijo tiene un problema y necesita un trato especial que puede incluir medicamentos y tratamiento psicológico
• El resto del mundo tiene un problema y su hijo es un ser especial (niño índigo) que viene a resolverlos.

Claro, me siento mejor como padre con la segunda opción, pero el riesgo es alto de que al no darle a mi hijo un tratamiento adecuado buscando la mejor alternativa médica, le haga más daño. Y cuando dentro de diez años pase la moda de los niños índigo, será difícil deshacer el daño hecho. Eso es lo perverso.

“Científicamente” es otra cosa. El uso de palabras científicas no lo hace científico. Estas palabras tienen un significado muy preciso en la ciencia y al utilizarlas se debe respetar este significado. “Científicamente” es someterse a un riguroso examen por la comunidad científica, tanto más riguroso cuanto más inverosímil sea lo que se propone. Los científicos son escépticos por entrenamiento y frente a hechos dudosos la reacción siempre será “quiero examinar la prueba”. No es aceptable una prueba anecdótica, no puede ser obtenida de una forma que luego no se pueda reproducir, no puede ser una fotografía borrosa. No es suficiente que un desconocido laboratorio en Rusia haya obtenido un resultado positivo, es necesario poder reproducir el resultado en cualquier situación, y confirmarlo por científicos expertos en la materia. Además la responsabilidad de la prueba recae en aquellos que predican la realidad de estos alegados fenómenos. Si a usted su vecino le dice que vio a un muerto caminando, no es su responsabilidad probarle que no lo vio, es responsabilidad de su vecino traerle al muerto (caminando) para que se tome un café.
La ciencia explica, predice y trata de unificar conceptos y teorías dispares. La teoría se valida por su capacidad explicativa y predictiva y puede invalidarse cuando la evidencia la contradice. De hecho, una teoría que, en principio, no se pueda contradecir por los hechos no se considera científica. Es por eso que el “creacionismo científico” no es científico. Si las instrucciones para curarse con un imán dicen “ no se lo quite hasta que se haya curado” entonces esta claro que el imán siempre curará, sin importar la realidad del efecto.
Cada vez que un resultado pseudocientífico ha sido sujeto a un proceso de evaluación por medio de la comunidad científica, no ha pasado el examen, aunque existen algunas excepciones históricas. La centésima vez que alguien dice haber inventado otra forma de producir energía de la nada no vale la pena perder el tiempo estudiando el caso. La centésima vez que aparecen los extraterrestres en la laguna Cartagena no vale la pena perder el tiempo investigando. La centésima vez que un “mentalista” lee el pensamiento de un atónito participante del público, aburre. Si en realidad tuviera ese poder no lo estaría desperdiciando en entretener al público.
No estoy diciendo que la ciencia lo sabe todo, o que el conocimiento científico es perfecto. Pero es el mejor modo de producir conocimiento confiable y presenta los medios para poner a prueba la veracidad de cualquier alegato. Un examen científico ofrece la mejor forma para distinguir ente lo que es, lo que podría ser y lo que no es. La ciencia como empresa para producir conocimiento funciona. Los aviones vuelan, la TV muestra imágenes distantes, y los antibióticos curan. El que un niño sea, o no, índigo no sirve para nada. De igual importancia, la ciencia también nos enseña los límites impuestos por la misma naturaleza, razón por la cual es posible descartar ciertas cosas de antemano simplemente porque no podrían ser, como la máquina de movimiento perpetuo, el viaje a cualquier velocidad, o la generación instantánea de una nueva raza.
Al final, que cada uno crea lo que quiera, ese no es el problema. El problema surge cuando la falsedad y la falta de conocimiento penetra en el quehacer del gobierno, cuando aquellos a los cuales nosotros les damos la confianza con el voto para que se ocupen de los asuntos substanciales en la gerencia de la nación carecen de los medios para saber cuales son y cuales no son importantes.
Son tiempos extraños y difíciles justo por los enormes cambios, mentales y materiales, por los cuales hemos pasado en el siglo pasado. Todavía nos resulta muy difícil quitarnos los viejos hábitos y aceptar que vivimos en un mundo muy diferente. Por un lado una agencia del gobierno estudia los “niños índigo” mientras que al mismo tiempo, dos naves, “opportunity” y “spirit”, exploran la superficie del planeta rojo, Marte, por muchos años objeto de muchas ficciones. La misión primordial de estos dos exploradores es la de estudiar las rocas y suelos marcianos para obtener datos que sirvan para esclarecer la historia del agua sobre Marte. Esto a su vez es un dato fundamental para descubrir si en el pasado pudo haber algún tipo de vida en Marte. Pero no se confunda, no es para encontrar “marcianos”.

El Dr. Daniel R, Altschuler es director de divulgación Científica del Observatorio de Arecibo. Escribió el libro Hijos de las estrellas y coautor de Ciencia, Pseudociencia y Educación

14 comentarios:

Anónimo dijo...

no busquemos una respuesta dificil para una pregunta dificil, aunque eso es lo que se espera, a veces todo puede ser sencilo si lo vemos con difenrente visión y con una mentalidad dispuesta a aceptar lo diferente y no a encasillarlo y a analizarlo como se suele hacer hoy en día............nadie ha visto a dios nunca y nadie tiene pruebas de que existe pero el 95% de la población cree en él a pesar de ser personas altamente educadas e inteligentes, JC, peace!

Anónimo dijo...

Estas terriblemente mal !!!
Horribke Horrible !!! te ruego que no hables de lo que no sabes !!! tu mismo has dicho que no conoces nada sobre la teoria de la evolucion genetica, no conoces nada de los campos auricos, no sabes nada de nosotros, no hables!!!! no nos conoces !! no somos una ilusion, no sabemos si tenemos la tarea de cambiar al mundo pero si venimos con una mentalidad sumamente diferente y eso nos hace chocar con todo lo que el mundo ha establecido, aunque sea erroneamente, no conoces nuestro control sobre lo que ustedes consideran paranormal, no conoces que nuestra mente desafia lo que ya esta dicho, no es para nosotros lo mejor ni lo mas logico !! bastaaaaa !!!!, no te metas con lo que no conoces, porfavor, deja de escribir cosas como esas, si aun no conoces a uno de nosotros limitate...
el mundo ya es dificil para nosotros con tanta gente mediocre ( te ruego que investigues el significado de "mediocre") no somos deficientes de atencion, esos son prejuicios que gente como tu forma !

Anónimo dijo...

Nunca comprenderas la realidad, porque desgraciadamente no eres uno de nosotros, eres parte del problema que talvez nos toca erradicar, gente como tu que encasilla todo lo que no es como ellos o que no comprende, le hace al mundo tanto daño....

ojala algun dia comprendas que el actuar actual de la humanidad que tu conoces, hace tanto daño...

es como veneno para el alma...

he ahi las mutaciones de la sociedad, el cancer que envenena lo que deberia ser gentil, calido y solidario...

Y que cada dia muere, poco a poco, por causa de individuos como tu ...

=(-.

El Editor dijo...

Anónimo de 12:04

Muy esclarecedor tu mensaje, con índigo como vos cada vez me convenzo más del racismo intrínseco del delirio índigo.

"!! bastaaaaa !!!!, no te metas con lo que no conoces, porfavor, deja de escribir cosas como esas, si aun no conoces a uno de nosotros limitate..."

En realidad a vos te gustaría limitarme , pero este es un espacio mío en el que voy a seguir publicando todo lo que pueda.

Y ya que estamos en tema... ¿podrías demostrar que los niños índigo existen?
Sólo así dejaré este blog, y además, me comprometo a borrarlo.

CARLOS Q.

El Editor dijo...

Anónimo de las 12:08:

"Nunca comprenderas la realidad, porque desgraciadamente no eres uno de nosotros"

Típica falacia pseudocientífica, si no crees ciegamente no puedes comprenderlo.

"...eres parte del problema que tal vez nos toca erradicar,..."

Anónimo: ya sé tu nombre: "Adolfo".

Y ya que estamos en tema... ¿podrías demostrar que los niños índigo existen?
Sólo así dejaré este blog, y además, me comprometo a borrarlo.


CARLOS Q.

Erándu dijo...

Hey, parece que este comentario está un poco fuera de tiempo, no importa, espero llegues a leerlo.
Verás, dí con este blog hace cerca de veinte minutos mientras buscaba algo de "La terapia de imantación" -dentro de poco va a llegar una señora a mi casa a hacer pruebas y la verga-, el chiste es que leí tu entrada y leí los comentarios, leí tu comentario. Pareciera que todos están en contra tuya, y para que no pierdas la fe, vengo a ayudarte.
Ja! Mira, yo soy "niño índigo", lo sé porque a lo largo de mi vida una serie de personas que disque saben del asunto, y ven auras y mamadas, me han asegurado que soy Índigo...
He aquí mi experiencia: ... no pues, la verdad no tengo mucho que decir, me gustaría poder asegurarte que puedo escuchar mis fluidos sanguíneos, o que he cambiado el mundo, o que tengo un ADN diferente, o que mi hígado es diferente, o que recuerdo vidas pasadas, o que controlo fenómenos paranormales ejem, no, nada de eso es cierto, te lo dice un índigo de primera mano -suponiendo que sea verdad-. A lo que voy es que todo suena muy bonito y fumado, pero vamos, no es cierto, yo no recuerdo vidas pasadas (y espero no llegar a hacerlo porque seguramente me asustaría), no tengo viajes astrales, no platico con Dios, ni con Jesús, ni con seres divinos, no veo fantasmas, no lanzo kame-kame-has, tampoco vuelo.
- En un tiempo, cuando estaba bien cerote, llegué a asistir a clases de Reiki, creía en la historicidad de Jesús, “había existido y era un buen hombre”, creía en la energía universal e incluso, para que veas que si funciona, llegué a curar personas con eso, aún puedo hacerlo, incluso sin fe, la fe es cosa del otro, chamanismo –pinche efecto placebo, cómo hace daño a la humanidad-.
Bueno, saludos, ojala sigas de escéptico.
Como sea, interpreta todo este comentario como mejor te ayude.

PD: En cuanto a los primeros comentarios: No mamen!

Esther Sánchez dijo...

El problema de tanta charlatanería de la nueva era está haciendo daño a personas con ese aura.
Y aunque no la veamos es cierto que tenemos un aura y que puede se de un color, de dos o de varios.
Los que sois científicos sabéis que existe un aparato que lo ve, aunque hay personas que lo ven de forma natural
Creo totalmente en eso porque he visto fotos que hace esa máquina que ahora mismo no recuerdo el nombre.
Lo único claro es que los niños o personas índigas tienen el aura de ese color.
El resto de cosas que dicen no lo comparto en absoluto.
Mi hijo es hiperactivo y además tiene deficit de atención, por lo que quizá esté unido una cosa a la otra, pero desde luego que no creo en que tenga una inteligencia suprema ni venga a salvar al mundo.
Y si los de la nueva era en lugar de dedicarse a lanzar hipótesis y comenzasen a hacer un estudio serio del tema, nos ofreciesen estadísticas y datos contrastados y argumentados dejaríamos de alimentar este blog.
Seguramente por estas palabras se censure mi comentario... pero quizá nuestro amigo Carlos no entre en ese juego de publicar sólo lo que alimenta su propio ego y excluya todo aquello que pueda ser contrario a sus "conocimientos".
Un saludo


E.S.M.

El Editor dijo...

Ester
Por favor
¿podría demostrar la existencia de las propiedaeds esotéricas que se le atribuyen al fenómeno físico natural mal conocido como aura?
¿podría demostrar la existencia de los Niños Índigo?

"Y si los de la nueva era en lugar de dedicarse a lanzar hipótesis y comenzasen a hacer un estudio serio del tema, nos ofreciesen estadísticas y datos contrastados y argumentados dejaríamos de alimentar este blog."

1- No le pida peras al olmo.
2- Si resulta que el olmo finalmente da peras, efectivamente se terminaría este blog. (mientras espero sus demostraciones de afirmaciones new age)

"Seguramente por estas palabras se censure mi comentario..."

Parece que no, además le ofrezco un lugar para demostrar todo lo que se opone a lo que afirmo yo.
LA ESPERO CON ANSIAS.

carlos q.

Esther Sánchez dijo...

Buenos días Carlos,
Tengo la sensación de que me consideras de la new age y nada más lejos de la realidad.
No comparto en absoluto lo que dicen salvo en la afirmación de que los niños índigo tienen el aura de ese color.
Yo no veo el aura y te defino lo que para mi es el aura. Considero que los seres humanos somos energía y la desprendemos. Si vamos a buscar en libros o en internet donde se habla de energía podemos ver que ya desde hace bastante siglos atras y mediante aparatos se veía la energía, se medía su intensidad y se comprobaba que se transformaba. Por tanto si somos energía se podrá ver, medir y comprobar que varía en función de como nos encontramos emocionalmente.
Del tema de los niños indigos a mi me gustaría lanzar una reflexión que me gustaría comentasemos y con ello comenzar a documentar o probar algo ya que nadie hasta la fecha se ha sentado a hacerlo. Pensáis que los niños índigos realmente son niños hiperactivos?
Todos los que habéis escrito diciendo que sois niños índigos, podrías decirnos si vuestra aura es de ese color y si sufrís de hiperactividad? cuento con que mucho de vosotros no tengáis ningún diagnóstico al respecto, ya que de 30 o 40 años atras, nadie se planteaba esta cuestión, pero en los últimos 15 años si, por lo que me gustaría que me dijeséis algo al respecto.
Gracias por vuestra colaboración y recibid mi sincero respeto con un fuerte abrazo.

Esther

El Editor dijo...

Esther
Muy bien.
Sigo esperando si por favor
¿podría demostrar la existencia de las propiedaeds esotéricas que se le atribuyen al fenómeno físico natural mal conocido como aura?
¿podría demostrar la existencia de los Niños Índigo?

Mientras le sugiero la lectura de http://indigoreal.blogspot.com/2009/02/ninos-indigo-ninos-tdha-mitos-y.html


Gracias

CARLOS Q.

Erándu dijo...

"¿podría demostrar la existencia de las propiedaeds esotéricas que se le atribuyen al fenómeno físico natural mal conocido como aura?"

Estás diciendo que esa mamada es un fenómeno físico natural?
No lo de los niños índigo, sino, el asunto del aura, el color y demás. Entonces, a qué se debe?
Aclarar el origen "físico-natural" del aura no te serviría para derrumbar todas las afirmaciones?
Es como decir: "Mira, no era un ovni, era una nube..."
Cuál es la explicación de lo que hasta hace poco creía no era cierto?

El Editor dijo...

Erandu
Gracias por escrinir.

"Estás diciendo que esa mamada es un fenómeno físico natural?"

La fotografía de lo que se llama aura se produce bajo condiciones físicas definidas, humedad, campo eléctrico, etc.
Las interpretaciones esotéricas de esa imagen, son fantasías (o como quieras llamarlas).

"Aclarar el origen "físico-natural" del aura no te serviría para derrumbar todas las afirmaciones?"

Si, pero sólo para seres pensantes. Los irracionales seguirán creyendo cualquier cosa ya que tienen un mecanismo cerebral que filtra la evidencia que se opone a sus fantasías.

CARLOS Q.

Irene dijo...

Oh! veo que te comentaron algunos "Indigos" recordándote que no sabes nada del tema, con el mismo tono que probablemente usarían los sacerdotes de la santa inquisición cuando le hablaban a un hereje.

El Editor dijo...

Irene: efectivamente, cuando se acaban los argumentos empiezan las agresiones para evitar reconocer las falencias propias.
Gracias por tu comentario-

CARLOS Q.